Migrantes de la primera caravana continúan llegando a Tijuana

Un grupo de 357 centroamericanos, que forman parte de una caravana migratoria que salió hace un mes de Honduras desafiando al presidente Donald Trump, llegó hoy a Tijuana, en la frontera con California, para buscar ingresar a Estados Unidos.

“Me siento feliz, me siento alegre porque gracias a Dios estamos aquí a un paso de entrar a Estados Unidos”, dijo a dpa al llegar el hondureño José Alfredi Mejía Márquez, oriundo de San Pedro Sula, donde empezó el recorrido de la caravana el 13 de octubre.

“No es fácil, pero sí alegres porque estamos ya cerca. Lo más importante es llegar a la frontera y ver qué pasa”, agregó.

Estos migrantes, que en principio solicitarían asilo, llegaron en nueve autobuses y son la avanzada de un contingente de unas 5.000 personas que se trasladan en dirección a Tijuana, limítrofe con San Diego, pero que están todavía a unos 2.400 kilómetros.

Antes, el fin de semana, había arribado a Tijuana unos 75 miembros de la caravana de de la comunidad LTGBI (lesbianas, gays, bisexuales, personas transgénero e intersexuales).

Los demás, que el martes hicieron escala en Guadalajara, acusaron a autoridades locales de dejarlos varados hoy en una carretera, después de ofrecerles transporte para continuar su viaje a través de los estados de Nayarit y Sinaloa, por la costa del Pacífico.

“Nos dejaron tirados aquí, a mitad de camino”, dijo un hondureño en un video subido a Facebook por Pueblo sin Fronteras, organización que acompaña a los migrantes.

En el video se veían filas de autobuses estacionados a la orilla del camino. El sitio fue identificado como la caseta carretera de El Arenal, en Jalisco.

“Lo que estamos pidiendo es que cumplan con la palabra y que nos muevan de aquí, no nos pueden dejar tirados en un tremendo frío”, reclamó el migrante en la filmación.

Después de recibirlos en un albergue en el auditorio Benito Juárez de Zapopan, en las afueras de Guadalajara, el Gobierno de Jalisco les proporcionó unos 120 autobuses para que se fueran hacia Nayarit, el siguiente estado, por falta de recursos y alimentos para atenderlos más días, según los coordinadores de la caravana.

Sin embargo, de acuerdo con un comunicado, fueron dejados hoy lejos del sitio donde debían abordar autobuses proporcionados por el Gobierno de Nayarit para seguir hacia Sinaloa.

Nayarit es un estado de la costa del Pacífico que sufrió grandes daños en el reciente paso del huracán “Willa”. Ante la dificultad para brindar atención a la caravana, la intención es acelerar el paso de los migrantes por ahí.

Del apoyo que reciban para los traslados depende la celeridad con la que lograrán llegar a Tijuana. En esa ciudad, sin embargo, hay muchos otros migrantes que llegaron antes, como parte de la dinámica fronteriza, y que están esperando también su turno para poder presentar su pedido de asilo a Estados Unidos.

Mientras, al menos 1.200 personas de una segunda caravana de hondureños, salvadoreños y guatemaltecos, en su mayoría, se encuentran alojados en un estadio en Ciudad de México a la espera de seguir su viaje en los próximos días.

La tercera caravana, integrada por unas 2.000 personas, está todavía en el estado de Veracruz, más al sur.