“Más reos serán llevados a El Pozo, cueste lo que cueste”, anuncia presidente Hernández

Con el objetivo de seguir con las tareas de seguridad del Gobierno y evitar que desde los centros penales se planifiquen actos criminales y de extorsión, el presidente Juan Orlando Hernández, informó hoy que se trabaja en una lista para ubicar a más reos al centro carcelario de máxima seguridad, El Pozo, “cueste lo que cueste”.

El mandatario  detalló que “hoy se ha estado ya depurando una lista y ubicando a personas que en las próximas horas estarán siendo trasladados a este centro carcelario que se llama El Pozo”, ubicado en Ilama (Santa Bárbara).

“Más reos serán llevados a El Pozo, cueste lo que cueste”, subrayó el titular del Ejecutivo, al tiempo que señaló que “no importa si hay cuestionamientos de parte de líderes de oposición y de derechos humanos a esta medida de seguridad”.

“Hemos decidido llevar a otros reos al presidio de El Pozo”, recalcó el mandatario e insistió en que “no vamos a permitir más atropellos al pueblo hondureño. Las familias de las víctimas también tienen derechos humanos”.

“Vamos hasta las últimas consecuencias con estas tareas. No vamos a ceder, pues el pueblo hondureño tiene derecho a vivir en paz y tranquilidad”, remarcó Hernández.

El gobernante reiteró que “soy fiel a mis convicciones y he dicho que el que cometa un acto criminal debe de ir a la cárcel y pagar por sus actos”.

Derechos para las víctimas

El gobernante manifestó que “hemos tenido una campaña muy fuerte, internacional y también con parientes o amigos de estos reclusos, en oposición al traslado de los  reos a El Pozo”.

“Yo lo que he dicho y lo voy a sostener: vamos a seguir con estos traslados, pues el pueblo tiene el derecho de ser protegido de quienes desde las cárceles han estado delinquiendo, pensando en que nada ocurre aquí”, acotó.

Hernández indicó que “tienen derecho los reclusos, sí tienen limitados sus derechos. En ese sentido, van a estar aislados, van a estar con todas las condiciones de cualquier cárcel internacional, pero aislados”.

Agregó que esto es debido a que “es necesario que estén aislados por completo. Para nosotros significa que no van a estar delinquiendo desde la cárcel. Esto tiene sentido, no vamos a retroceder un solo milímetro, porque el propósito es cuidar a la gente, al pueblo hondureño, a las víctimas que también tienen derechos”.