MASACRE ORLANDO: El asesino juró obediencia al ISIS y terror en el Orgullo de Hollywood

La última hora de la masacre nos sitúa en que los responsables de el Daesh han reivindicado el atentado justo cuando sabíamos que el responsable del ataque contra el club gay de Orlando llamó momentos antes de su acción al 911 para jurar obediencia al líder del Estado Islámico, Abú Bakr al Baghdadi, según ha informado la cadenaNBC, que cita fuentes policiales.La investigación estarían intentando saber si el extremismo era el motivo del sospechoso, Omar Mateen, un estadounidense de 29 años de familia afgana, después de que el propio padre de Mateen apuntara a que el odio homófobo podría ser el motivo de esta acción.

Por su parte, el senador por Florida, Bill Nelson, ha revelado que los servicios de Inteligencia estadounidenses sospechan de la posible implicación del Estado Islámico en el ataque perpetrado esta madrugada contra un club de ambiente gay de Orlando, Florida. «La Comisión de Inteligencia (del Senado) cree que podría haber una conexión con el Estado Islámico«, ha afirmado Nelson en declaraciones recogidas por la cadena de televisión WESH, filial para Florida de la NBC. Nelson ha subrayado que esta información no está confirmado aún, pero fuentes de los servicios secretos sospechan sobre una posible implicación del grupo yihadista.

Varias cuentas vinculadas al Estado Islámico -aunque no oficiales- han relacionado al responsable del ataque, Omar Mateen, con el grupo yihadista, extremo que por el momento no ha podido ser confirmado. Así, en una de ellas se ha publicado una supuesta foto deMateen. «El hombre que ha realizado el ataque del club nocturno de Florida en el que han muerto 50 personas y hay decenas de heridos», apunta el pie de foto.

Otras cuentas publican esa misma foto y otros seguidores del Estado Islámico han publicado mensajes ensalzando la figura del responsable de esta matanza.

Por su parte, el virtual candidato del Partido Republicano a la Presidencia de Estados Unidos, Donald Trump, ha pedido «dureza y vigilancia» ante el «terrorismo islámico radical» tras la muerte de al menos 50 personas en un ataque contra un club gay de Orlando, Florida. «Gracias por las felicitaciones por estar en lo cierto sobre el terrorismo islámico radical. No quiero felicitaciones. Quiero dureza y vigilancia. ¡Debemos ser listos!», ha afirmado Trump a través de su cuenta oficial en Twitter.

Mientras tanto, las dudas comienzan a despejarse poco a poco. El autor de la matanza de esta madrugada en el club Pulse de Orlando (Florida), ha sido identificado como Omar Mir Sediq Mateen, de 29 años de edad, de la localidad de Port St. Lucie (también Florida), según han confirmado fuentes policiales a la cadena CBS. Estas mismas fuentes han precisado que Mateen mantenía lazos con radicales islámicos pero carecía de antecedentes delictivos.

50 personas han muerto y 53 han resultado heridas a consecuencia del tiroteo ocurrido esta madrugada en el club gay Pulse de Orlando (Florida), según han informado las autoridades estadounidenses. La información preliminar apunta a que un individuo, del que solo se ha indicado que «no era de la zona» y estaba armado con un fusil de asalto así como un «artefacto» no precisado, entabló inicialmente un tiroteo con al menos nueve agentes de Policía. Los hechos se han producido en torno a las 2 de la madrugada, hora local. Las autoridades temen que el número de víctimas vaya en aumento porque se encuentren algunas más y, sobre todo, por el grave estado de algunos de los heridos trasladados a los centros hospitalarios. Estamos ante la mayor matanza por arma de fuego en los Estados Unidos.

El padre de Omar Mateen, ha pedido perdón por los actos de su hijo, que achacó a motivos homófobos, en lo que se trataría de la mayor matanza por arma de fuego de la historia de Estados Unidos. «Pedimos perdón por todo esto. No teníamos ni idea de lo que iba a hacer. Estamos tan conmocionados como el resto del país. Aquí no ha habido motivos religiosos». El padre de Mateen indicó que su hijo había manifestado hace dos meses su enfado tras ver a dos hombres besándose en el centro de Miami y opinó que ese podría haber sido el motivo que le llevó a efectuar la matanza. Mateen, estadounidense de ascendencia afgana y de 29 años de edad, estaba casado y tenía un hijo de tres años de edad. El joven, de acuerdo con las autoridades, mantenía conexiones con «elementos radicales islámicos».