Masacres siguen enlutando al país