Mató a sus 5 hijos, lo quieren condenar a muerte y su esposa pide que lo perdonen

Un inesperado momento se vivió en una corte en la ciudad estadounidense de Carolina del Sur, cuando la esposa de un hombre que mató a los 5 hijos de la pareja, le pidió al jurado clemencia y que no lo condenen a muerte.

«Él no mostró misericordia. Pero mis hijos lo amaron y hablo en nombre de ellos», dijo Amber Kyzer entre lágrimas.

Su esposo tiró los cuerpos de los menores en bolsas de basura en un camino de tierra en Alabama y fue arrestado el 6 de septiembre de 2014.

Los agentes del Departamento de Correccionales de Carolina del Sur, el teniente Travis Pressley y Ben Boyd, testificaron que después de ser procesado y colocado en una habitación, Jones confesó describió cómo mató a sus progenitores. A algunos los estranguló con sus propias manos y a otros con un cinturón.

Amber estuvo casada con Timothy Jones Jr. durante ocho años y vivieron juntos en el condado de Lexington hasta 2012. Ese año se divorciaron y obtuvieron la custodia compartida de sus hijos, según cuenta la CNN.

Pero todo cambió para ella: se quedó sin trabajo y creyó que sería mejor darle la custodia primaria a su ex esposo. «No tenía nada que ofrecer a mis hijos, no podía mantenerlos. Como madre, tomé la mejor decisión que pude. Confié en mi esposo en ese momento. Él prometió cuidar a nuestros hijos», reveló la mujer.

El 28 de agosto de 2014, Kyzer llamó a sus hijos como siempre hacía a las 7 de la tarde, pero había algo diferente. Se escuchaban los gritos de los pequeños de fondo y uno de ellos sonaba como si estuviera jadeando, dijo.Luego, su esposo desconectó el teléfono y nadie volvió a responder el teléfono.

Minutos más tarde, descubrió que Timothy  había matado a sus hijos Mera, de 8 años; Elías, de 7;Nahtahn, de 6; Gabriel, de 2; y Abigail de tan solo 1 año. El padre de los chicos se declaró inocente alegando locura.

La semana pasada, después de casi un mes de testimonios, un jurado declaró culpable a Jones de cinco cargos de asesinato. Los fiscales están buscando la pena de muerte y un jurado determinará el castigo.