México frena caravana de migrantes en la frontera sur

Unos 200 elementos de la policía militar y federal, así como agentes de migración, impidieron el avance de una caravana de migrantes, integrada por unos 1.000 centroamericanos, que el miércoles caminaban por una carretera de la frontera sur de México. Este es un nuevo ejemplo de lo que parece una postura más dura de contención ante los intentos de usar al país como vía para llegar a la frontera de Estados Unidos.

La caravana de migrantes, que incluía a muchas mujeres y niños, partió temprano de Ciudad Hidalgo, en la frontera entre México y Guatemala, y se dirigió a Tapachula. La policía local y estatal escoltó a la caravana.

Las autoridades cerraron la carretera cerca del municipio de Metapa, ubicado a unos 18 kilómetros (11 millas) de Tapachula.

Los agentes, que no estaban armados, forcejearon con algunos migrantes que se resistieron, pero la mayoría cumplió las órdenes y abordó los autobuses o las camionetas de la agencia de migración. Unos migrantes se desmayaron y cayeron al suelo. Un joven que se desvaneció fue trasladado para recibir atención médica.

Algunos padres de familia se sentaron sobre el pavimento con sus niños, llorando y rogando a las autoridades de México que no se los llevaran. Otros saltaron unos cercos de alambre y corrieron hacia el espeso bosque junto a la carretera.

Un funcionario de inmigración en el lugar, que no estaba autorizado para hablar públicamente y pidió el anonimato, dijo que en un principio los migrantes serían llevados a un centro de detención de inmigración en Tapachula.