México le puso precio a la cabeza de sus narcotraficantes más buscados

En una nueva ofensiva para acabar con los principales grupos criminales que operan en su territorio, la administración de Enrique Peña Nieto comenzó a ofrecer recompensas por datos que lleven a la captura de los ocho traficantes de droga más peligrosos del país.

El Top 8 de narcos mexicanos confeccionado por las fuerzas de seguridad de ese país es encabezado sin dudas por Ismael “El Mayo” Zambada, que pasó a encabezar el Cartel de Sinaloa cuando el 22 de febrero de 2014 un grupo de agentes de la Marina detuvo a su socio Joaquín “El Chapo” Guzmán, quien en ese momento era el criminal más buscado del planeta.

La Procuraduría ofrece una gratificación de 30 millones de pesos mexicanos (el equivalente a poco más de dos millones de dólares) para toda aquella persona que aporte información sobre el paradero de este delincuente. Mientras que Estados Unidos promete u$s5 millones por el mismo motivo.

Este mismo nivel de retribución es el que se ofrece para aquel “Garganta Profunda” que revele datos sensibles sobre Omar Treviño Morales, apodado “El L42” y quien quedó al frente de Los Zetas tras el arresto de su hermano Miguel Ángel el 15 de julio de 2013 en la frontera entre los estados de Tamaulipas y Nuevo León.