Migrantes centroamericanos se amotinan en el sureste de México

Continúan las problemáticas por las masivas migraciones hacia Estados Unidos, luego que la población haya tomado las palabras de Biden de ¨ayudar a los migrantes¨ como una luz al final del túnel en el que están sumergidos en su país de origen.

Esta vez, aproximadamente 300 migrantes se amotinaron en el sureste de México, exigiendo que se les brinde mejor trato, ya que las deficiencias que están sufriendo solo empeora sus condiciones como migrantes, que solo buscan utilizar el territorio mexicano como camino para llegar a su destino.

Los inconformes se quejaron por la falta de atención médica, comida, mejores condiciones para dormir, entre otras cosas. Al no tener una respuesta por parte de las autoridades, comenzaron a golpear puertas, gritar y derribar las vallas metálicas de seguridad.

Las protestas se realizaron en la instalación del Instituto Nacional de Migración, en la capital del estado de Chiapas.

Por su parte, las autoridades no emitieron comunicado alguno sobre los incidentes, pero sí expresaron que hay personas que llevan más de un mes encerrados y que desde el 1 de enero se han reportado más de 31.000 personas migrantes.