Muere una persona tras el aterrizaje de emergencia de un avión por la falla de un motor en pleno vuelo

180

Un pasajero murió este martes en un vuelo de la compañía Southwest tras reventar el motor izquierdo en pleno vuelo. El estallido, siempre según las primeras versiones, quebró una de las ventanillas y un viajero fue parcialmente succionado por el aire, aunque pudo ser rescatado. Siete ocupantes sufrieron heridas leves, y un octavo, una crisis cardiaca. Supuestamente, este último es el fallecido. Es el primer accidente mortal en la aviación civil estadounidense desde hace más de un año.

El Boeing 737-700 había despegado del aeropuerto de la Guardia, en Nueva York, y se dirigía a Dallas. 143 pasajeros y 5 tripulantes iban en el vuelo 1380. A las 11.15, los viajeros oyeron una explosión. El motor izquierdo estaba en llamas. Pero lo peor estaba por llegar. La metralla alcanzó una ventana y una pasajera fue violentamente succionada. Ayudada por el resto de viajeros, pudo volver a sentarse. “Había sangre por todas partes”, recordó el pasajero Marty Martínez a la cadena CBSN. El pánico se apoderó del avión. Muchos viajeros pensaron que se iban a estrellar. “¡Algo va mal con nuestro vuelo! ¡Parece que nos venimos abajo!!”, tuiteó un ocupante. Los gritos y los rezos se sucedieron. Un pasajero sufrió un ataque cardiaco.

El Boeing aterrizó de emergencia en Filadelfia. Hacía tan solo 56 minutos que había despegado. La herida fue trasladada en estado crítico al hospital. Allí falleció. La compañía no facilitó su identidad. Tampoco ofreció una versión detallada de los hechos.

El accidente fue hecho público por los propios pasajeros. Las redes sociales recogieron las imágenes del motor reventado y la ventana rota. El presidente del Comité de Seguridad en el Transporte Nacional, Robert Sumwalt, simplemente confirmó que se había tratado de un fallo mecánico en el motor izquierdo. No dio explicación de la causa.