Una de las principales autopistas de Austria ha permanecido cortada durante cinco horas la mañana de este martes al salirse de la carretera un camión cargado de gallinas vivas, que quedaron esparcidos por el asfalto.

Según la policía austriaca, el conductor del vehículo se durmió al volante, y la parte trasera del tráiler volcó, derramando en el pavimento decenas de cajas donde estaban los animales. Muchas de las cajas se rompieron y las gallinas quedaron libres.

La mayoría de ellas sobrevivieron al accidente, y los bomberos y equipos de socorro tuvieron por momentos que correr detrás de ellos para volver a meterlos en las cajas.

En el otro sentido de la autopista, la curiosidad de los conductores, que ralentizaban para observar la escena, provocó varios accidentes menores por alcance.