Cincuenta y seis personas resultaron heridas, una de gravedad, en un accidente ocurrido este viernes cuando un tren chocó con el tope de la vía al llegar a una estación del centro de Barcelona.

En total, los servicios de emergencia asistieron a 56 personas: un herido grave, 19 menos graves (incluido el conductor) y 36 leves, tres de ellos dados de alta en la misma estación, señaló en Twitter Protección Civil, que ha ido actualizando el balance a lo largo del día.

De los heridos, uno es francés, otro rumano y los restantes españoles, precisó a la AFP un portavoz de Protección Civil.

El accidente ocurrió a las 07H15 locales (05H15 GMT), cuando un tren de cercanías de la compañía ferroviaria nacional española Renfe, por razones aún desconocidas, colisionó con el tope de hierro de la vía al llegar a la estación de Francia, su destino final, indicó a la AFP un portavoz de la empresa.

Inmediatamente después, los servicios de socorro movilizaron varios vehículos y ambulancias a la estación ubicada en pleno centro histórico de Barcelona, la ciudad más turística de España, mientras las calles aledañas quedaban cerradas para facilitar la operación.

La parte delantera del tren, que había salido a las 06H00 (04H00 GMT) de Sant Vicenç de Calders (70 kilómetros al al suroeste de Barcelona), quedó totalmente destruida, mientras que varios vagones presentaban daños, por el efecto acordeón producido por la colisión, indicó un periodista de AFP.

– Como un terremoto –

“En el momento del choque parecía un terremoto (…) Muchos se han caído al suelo, porque ya había gente de pie en el tren, y he visto a varias personas con cortes en la cabeza y en la cara de los golpes”, relató una de las pasajeras, Lídia García, al diario La Vanguardia.

“No sabíamos si era una bomba o qué había pasado y la gente se ha puesto a gritar y se ha asustado mucho”, agregó.

Un agente de seguridad de la estación, que declinó identificarse, afirmó a AFPTV que al entrar a la estación el tren “iba a su velocidad normal, no ha frenado y ha chocado contra el pilar de hierro”.

Llegado de Madrid a Barcelona, el ministro de Fomento Íñigo de la Serna confirmó a periodistas en la estación de Francia que la información preliminar indica que las balizas para establecer los límites de velocidad no mostraron ninguna anormalidad.

El tren de cercanías pasó una revisión de mantenimiento el 18 de julio, señaló De la Serna, y su conductor este viernes era un hombre de 31 años, con siete años de experiencia en “la circulación de trenes en Cataluña, con los servicios” de cercanías.

El chófer sufrió “una contusión fuerte en el tórax”, indicó el ministro.