A sus 106 años, Roberta McCain, madre del senador John McCain, se despidió de su hijo

246

Tener que enterrar a un hijo es lo peor que le puede pasar a una madre. Pero el dolor de hacerlo a los 106 años se antoja inimaginable.

Esa es la experiencia por la que pasó Roberta McCain, durante la ceremonia fúnebre en que la clase política de Estados Unidos despidió en Washington a su hijo, John McCain, el senador republicano, ex candidato presidencial y prisionero de guerra que llegaría a ser una de las figuras más emblemáticas de la política norteamericana.