Acusan de asesinato a capitán de barco hundido en el Mediterráneo

22

Mohammed Ali Malek, un tunecino de 27 años, fue arrestado tras arribar a Sicilia junto con un grupo de sobrevivientes. Al hombre de apariencia nerviosa, que se come las uñas mientras espera en el puerto, se lo acusa de ser responsable de la muerte de 900 hombres, mujeres y niños que querían llegar a Europa en una barcaza ilegal a su cargo.

Según el relato de testigos citados por Daily Mail, cuando un carguero portugués se acercó a rescatar al barco repleto de personas, Malek lo embistió y provocó la vuelta de campana del barco, que estaba sobrepasado en su capacidad.

Junto al capitán tunecino (en la foto, a la derecha) está su supuesto cómplice, un sirio de 26 años llamado Mahmud Bikhit, sobre quien sólo pesan cargos de “favorecer la inmigración ilegal”.

Mientras bajaban en Sicilia, en medio de gritos de bienvenida y algunas flores lanzadas a los sobrevivientes, el horror y la preocupación de sus caras dejaba en claro que no eran dos inmigrantes más.

Según los relatos de pasajeros que sobrevivieron, mujeres y niños perecieron ahogados “como ratas en una trampa”, porque habían sido encerrados en las bodegas de la barcaza por los traficantes que les vendieron el viaje a Europa desde Libia.