Los medios afganos informaron que al menos cuatro personas murieron este miércoles en el ataque a la casa de un parlamentario en Jalalabad, capital de la provincia oriental de Nangarhar.

El atentado contra el diputado Haji Abdul Zahir Qadir comenzó hacia las 10H30 hora local (06H00 GMT), luego de que un atacante suicida detonase los explosivos que portaba en la entrada de su residencia.

“De acuerdo con la información inicial con la que contamos, dos guardas de seguridad del diputado murieron en la explosión”, afirmó el portavoz del gobernador provincial, Attaullah Khogyanai.

Según el portavoz, un segundo atacante fuertemente armado y que portaba un chaleco cargado de explosivos fue abatido por las fuerzas de seguridad antes de que pudiera detonarlo.

“En estos momentos la situación está en calma y bajo control de las fuerzas de seguridad”, detalló Khogyanai.

Las otras dos víctimas eran guardias de Zahir Qadir, antiguo vicepresidente del Parlamento afgano. Aún se desconoce si los guardias murieron a causa de una explosión que se produjo cerca de la residencia de Qadir o en el tiroteo que siguió a la detonación.

Más de 1.660 civiles murieron y casi 3.600 resultaron heridos en Afganistán a causa del conflicto interno en los primeros seis meses de 2017, según un informe de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Afganistán (Unama, por sus siglas en inglés).