Miami. A tres días de haberse descubierto el cadáver de una mujer decapitada en una planta de desperdicios de Hialeah, la policía de esa ciudad anunció el jueves el arresto de un hombre sospechoso de perpetrar un crimen que parece sacado de un episodio de la serie de televisión CSI.

Edwin Roberto Ramírez Mejía, de 27 años, fue detenido tras haber confesado que mató y decapitó a su tía Silvia Karina Castillo Castillo, de 36 años, dijo Eddie Rodríguez, asistente ejecutivo del jefe de la policía de Hialeah.

De acuerdo con la investigación, la víctima —que era residente de Miami Beach— fue el viernes al salir de su trabajo a visitar a su sobrino a su casa ubicada en el 1035 SW 4 St de la ciudad de Miami.

Durante la visita, ambos presuntamente hablaron sobre un negocio familiar que tienen en su natal Guatemala y en algún momento, se inició una discusión. Entonces, Ramírez supuestamente decapitó a su tía y tiró el cuerpo en el basurero de la comunidad, justo frente a su vivienda, indicó el detective Rodríguez.

El lunes siguiente, un camión de la basura recogió el contenido del basurero y lo trasladó hasta la planta de desperdicios, Waste Connection en el 4250 NW 37 Court de Hialeah. Los empleados descubrieron poco después el cuerpo sin cabeza entre la basura, dando inicio a la investigación.

Aunque se supondría que un cuerpo decapitado llevaría a una larga investigación, los oficiales lograron detener al sospechoso en menos de tres días. Rodríguez indicó que pudieron identificar a la víctima debido a un reporte de la ciudad de Miami sobre una mujer desaparecida.