Así afecta a los indocumentados la reforma fiscal de los republicanos

6

Efectivo para la próxima declaración de impuestos, los padres de indocumentados perderán otro derecho del que hasta ahora se habían venido beneficiando luego de pagar impuestos durante todo el año.

1. Padres que pagan impuestos con niños sin documentos

Hasta ahora los que no eran ciudadanos pero pagaban impuestos, usando un Número de Identificación Individual del Contribuyente, o ITIN, podían reclamar el crédito tributario por hijos, y recibían hasta $ 1,000 por cada menor de 17 años.

Bajo las nuevas versiones de la ley republicana de la Cámara y el Senado, los declarantes de ITIN, la mayoría de ellos indocumentados, necesitarían proporcionar números de seguro social para cada niño como única forma que tendrán de reclamar la parte reembolsable del crédito, que se activa cuando el crédito excede la obligación tributaria total del declarante.

La versión del Senado también requeriría un número de Seguridad Social para el crédito regular.

Además, los inmigrantes indocumentados y sus empleadores pagaron alrededor de $ 13 mil millones en impuestos a la nómina en 2010, el año más reciente para el cual la Administración del Seguro Social ha publicado cifras.

Muchos inmigrantes indocumentados también pagan impuestos de Seguro Social, impuestos a las ventas e impuestos a la propiedad, pero no son elegibles para la mayoría de los programas federales, incluidos: el Seguro Social, Medicare, Medicaid o subsidios bajo la Ley de Cuidado de Salud Asequible.

Para los ciudadanos de EE.UU., el proyecto de ley de la Cámara aumenta el valor del crédito fiscal por hijos de $ 1,000 a $ 1,600. El proyecto de ley del Senado lo duplica a $ 2,000. Ambos proyectos de ley aumentan el umbral de ingresos a los que los contribuyentes serán elegibles para reclamarlo.

2. Los amparados por DACA
Un grupo específico afectado serán los padres de los inmigrantes cubiertos por el programa de Acción Diferida para Llegados en Infancia (DACA), pues ya no podrán recibir el crédito cuando expire su autorización de trabajo. La administración Trump anunció en septiembre su decisión de dar por terminado el programa, lo que significa que esos inmigrantes perderán su estado de protección en los próximos años a menos que el Congreso intervenga.

El proyecto de ley de la Cámara también requeriría un número de Seguro Social para el Crédito Fiscal de Oportunidad Estadounidense, que equivale a $ 2,500 anuales para los primeros cuatro años de gastos de educación superior. En 2013, los declarantes de ITIN reclamaron $ 204 millones a través de este crédito.