Así es trabajar de chófer para Trump: sin cobrar horas extra ni subidas de sueldo significativas

152

Trabajar más horas de las acordadas sin cobrarlas y con dos únicas subidas de sueldo en 15 años. Así es trabajar para el actual presidente de EE.UU., Donald Trump. El que fue su chófer personal durante más de 25 años asegura que el magnate nunca le remuneró las horas extra y, en un periodo de 15 años, solo le subió el salario en dos ocasiones.

Noel Cintron, que figura en los registros públicos como republicano, ha presentado una demanda a la Organización Trump por las más de 3.300 horas extra que dice que trabajó en los últimos seis años. Su denuncia solo incluye este periodo porque, debido al estatuto de limitaciones, no le está permitido reclamar las horas extra trabajadas antes de esa fecha.

El que fue su chófer durante más de 25 años le reclama 200.000 dólares por daños

En la querella, el chófer se refiere a sus condiciones laborales como “una exhibición completamente cruel de privilegios y derechos injustificados” y asevera que sufrió explotación. Por el momento, la Organización Trump no ha querido hacer ningún comentario al respecto.

Sus acusaciones se añaden a la de otros empleados o contratistas de Trump que han demandado al presidente o a sus empresas a lo largo de los años alegando que les ha pagado mal o que no ha cumplido con sus promesas de compensarles por su trabajo. Entre los denunciantes se encuentran corredores de hipotecas, paisajistas y hasta electricistas que aseguran que Trump no les pagó por su trabajo o no se les abonó las comisiones o los honorarios acordados.

El pasado año uno de los complejos de golf de lujo de Trump en Florida recibió una orden de una corte de apelaciones de pagar más de 32.000 dólares a una empresa de suministros que afirmaba que no se le pagó por la pintura empleada para reformar la propiedad.

El chófer, de 59 años y residente en Queens, Nueva York, comenzó a trabajar para la Organización Trump hace unos 30 años, hasta que el magnate se hizo con la presidencia de EE.UU. y fueron los servicios secretos quienes se encargaron de los desplazamientos del mandatario.

Cintron asevera que estaba obligado a estar de servicio para Trump todos los días de la semana a partir de las 7 de la mañana, hasta que el presidente, su familia o sus socios ya no requirieran sus servicios. Llegó a trabajar hasta 55 horas por semana y recibió un salario fijo de 62.700 dólares en 2003, 68.000 en 2006 y 75.000 en 2010, según la demanda.

Además, la última subida de sueldo se efectuó a cambio de que Cintron renunciara a su seguro de salud, lo que le ahorró a Trump 17.688 euros al año en primas.

“La mayor insensibilidad y codicia del presidente Trump queda demostrada por el hecho de que, aunque supuestamente es multimillonario, ¡no le ha dado a su conductor personal un aumento significativo en más de 12 años!”, subrayó Cintron. Ahora, le reclama 200.000 dólares en daños.