Así fue el crudo enfrentamiento entre 60 sicarios por rescatar a su jefe y la policía mexicana

7

Un comando de 60 sicarios mexicanos se enfrentó el viernes con fuerzas de seguridad que acababan de detener a su jefe en la ciudad fronteriza de Reynosa (noreste), en cruentas balaceras que dejaron tres presuntos pistoleros muertos y dos policías heridos, confirmaron este sábado autoridades.

En respuesta a la detención de José Tiburcio Hernández alias el Gafe y de cuatro de sus hombres, “se sucitaros diversos y muy violentos intentos para rescatar a los detenidos”, dijo en una conferencia de prensa Monte Alejandro Rubido, comisionado nacional de Seguridad.

Las balaceras se desencadenaron en pleno día y se extendieron al menos por tres horas desatando el pánico entre los habitantes de Reynosa, en cuyas calles retronaban los disparos y se incendiaron vehículos.

“Aproximadamente 60 personas en 15 camionetas” participaron en los más de 11 bloqueos, que incluyeron incendios y cortes de carreteras con automóviles y autobuses quemados que los sicarios arrebataban a sus conductores, describió Rubido.

Los sicarios, apertrechados con fusiles de asalto, también atacaron instalaciones de la fiscalía federal en una céntrica zona de la ciudad, señaló.

En medio de los ataques “los detenidos fueron extraídos de la zona en dos helicópteros. Posteriormente se les trasladó al aeropuerto internacional de Reynosa” , ubicado muy cerca del puente fronterizo con Estados Unidos y en un avión de la policía federal fueron llevados hasta Ciudad de México, relató.

El comisionado confirmó que las balaceras en Reynosa, limítrofe con la estadounidense McAllen (Texas, sur) , concluyeron con tres presuntos sicarios muertos y dos policías locales heridos.

El Gafe es considerado el jefe de una de las tres facciones del cartel narcotraficante del Golfo que pelean por el control total de esta organización.

El consulado estadounidense en la ciudad de Matamoros (Tamaulipas), que supervisa los asuntos consulares en Reynosa, emitió un mensaje alertando de las balaceras y llamando a sus ciudadanos a “extremar las precauciones” y a permanecer dentro de sus casas o los edificios donde se encontraran.

Reynosa, de 610 mil habitantes, y otras ciudades de Tamaulipas viven desde hace años con el latente peligro de que se desaten este tipo de enfrentamientos en las calles, ya sea entre grupos rivales del narcotráfico o entre éstos y fuerzas de seguridad.

Apenas el 6 de abril recién pasado, otro ataque de narcotraficantes que emboscaron a policías acabó con la muerte de 15 agentes en el estado de Jalisco (oeste).

– Captura de otro jefe narco –

El cartel del Golfo es la organización históricamente dominante en Tamaulipas, que ha venido sufriendo la detención en los últimos años de sus máximos líderes. La última captura de ese nivel fue la de Mario Armando Ramírez Treviño, alias X-20, en agosto del 2013.

Además de las pugnas internas de este cartel, Tamaulipas es escenario desde hace años de los combates entre esta organización y sus enemigos de los Zetas por hacerse con el control de la región, la principal puerta comercial con Estados Unidos.

En otra acción contra los carteles de la droga mexicanos, fuerzas federales detuvieron en la mañana de este viernes a Jesús Salas Aguayo, alias El Chuyin, en la comunidad de Villa Ahumada, a 120 km al sur de la fronteriza Ciudad Juárez, dijo una fuente federal.

Salas Aguayo es considerado por las autoridades mexicanas el sustituto de Vicente Carrillo Fuentes alias El Viceroy, detenido en octubre, al frente del debilitado cártel de Juárez.

Según su ficha en la DEA (agencia antidrogas de Estados Unidos), el detenido nació en 1976 y era también buscado por la justicia de Texas.