Aumentan a 44 los fallecidos por doble atentado en Estambul

135

El doble atentado que este sábado causó 44 muertes cerca del estadio del Besiktas, en el corazón de Estambul, también ensangrentó a un club de fútbol y a un barrio que en Turquía encarna la alegría de vivir y el espíritu rebelde.

Se suponía que sería una noche ligera: las “Águilas negras” acababan de ganar por 2 a 1 un partido crucial contra Bursaspor que les permite mantenerse en liza por el título de campeón.

Aprovechando la clemencia del tiempo, los hinchas, cerveza en mano, comentaban el partido en el parque vecino de Maçka.

Su despreocupación se terminó abruptamente a las 22H29 (19H29 GMT), cuando un coche bomba explotó junto a un vehículo de transporte policial cerca del estadio. Unos 45 segundos más tarde, un kamikaze se hacía estallar en medio de agentes policiales presentes en el parque.

Entre las víctimas figuran Vefa Karakurdu, un expolicía que garantizaba la seguridad del estadio del Besiktas durante los partidos y Tunç Uncu, empleado de la tienda oficial del club.

“Terroristas (…) atacaron a nuestras fuerzas de seguridad heroicas, que garantizaban la seguridad de nuestros seguidores y de los seguidores del equipo visitante Bursaspor (…) Nos levantaremos contra estos cobardes”, reaccionó el Besiktas en un comunicado.