China desarrolla drones submarinos gigantes e ‘inteligentes’

396

Ingenieros chinos están desarrollando un enorme dron subacuático dotado de inteligencia artificial, informa el rotativo South China Morning Post con sede en Hong Kong, que cita fuentes propias.

Según el periódico, el submarino, que será “inteligente y relativamente barato”, ha sido concebido para ser usado en el océano mundial en una amplia gama de misiones: reconocimiento, colocación de minas y ataque contra buques enemigos, entre otras.

Aunque las naves de este proyecto no buscan reemplazar completamente a los submarinos operados por humanos, sí “desafiarán la posición ventajosa establecida por las potencias navales occidentales después de la Segunda Guerra Mundial”, señala el rotativo, precisando que estos submarinos robóticos apuntan, particularmente, contra “las fuerzas de Estados Unidos en aguas estratégicas como el mar de la China meridional y el océano Pacífico occidental”.

El proyecto forma parte del ambicioso plan del gobierno para impulsar el poder naval del país con tecnologías de inteligencia artificial. No en vano, la ciudad de Zhuhai, en la provincia de Guangdong, ya acoge la mayor instalación de pruebas del mundo para buques robóticos de superficie.

El nuevo dron no estará controlado por un operador en tierra, sino que zarpará de forma autónoma, completará su misión y regresará a la base también en régimen autónomo. Aunque el dron ha sido diseñado para llevar a cabo tareas sin intervención humana, en caso de necesidad puede contactar con el centro de control para llevar a cabo actualizaciones.

En un primer momento, el dron asumirá misiones sencillas que se irán complicando progresivamente. No obstante, la fuente hace hincapié en que la decisión de atacar siempre será tomada por una persona.

Asimismo, precisa que el nuevo dron parecerá “gigante” en comparación con los drones marinos que se utilizan hoy en día. Su tamaño será comparable con el de submarinos de ataque convencionales e irá propulsado por una planta de energía diésel capaz de garantizar una navegación ininterrumpida durante meses.

Gracias a la inteligencia artificial, el dron tomará decisiones sobre el rumbo y el cambio de profundidad para evitar ser detectado, pudiendo clasificar, entre militares y civiles, los barcos que encuentre y elegir la mejor ruta para llegar a su destino.