La Asamblea Constituyente del presidente Nicolás Maduro se instaló este viernes en Venezuela, pese al rechazo internacional, las dudas por un supuesto fraude en su elección y las protestas opositoras que denuncian el fin de la democracia en Venezuela.

“Nos corresponde instalar la soberana y plenipotenciaria Asamblea Nacional Constituyente del rebelde pueblo venezolano”, dijo en la sesión el veterano exdiputado Fernando Soto, ante los asambleístas elegidos y la plana mayor del chavismo, sin que hasta ahora aparezca el presidente.

El fundador de la empresa Smartmatic, encargada del recuento de votos en Venezuela, denunció este miércoles desde Londres que “sin lugar a dudas, en las pasadas elecciones de la Asamblea Nacional Constituyente, hubo manipulación del dato de participación” en las elecciones para la Constituyente.

Cargando un gran retrato del fallecido presidente Hugo Chávez (1999-2013) y del libertador Simón Bolívar, el poderoso dirigente Diosdado Cabello, la primera dama Cilia Flores y la excanciller Delcy Rodríguez, ahora asambleístas, encabezaron una marcha de seguidores del gobierno.

Con flores rojas, los oficialistas llegaron al salón elíptico del Palacio Legislativo, en el centro de Caracas, donde toma posesión la Constituyente, frente al hemiciclo donde realiza sus debates el Parlamento de mayoría opositora.

“El pueblo hoy regresa a la Asamblea de donde no tenía que salir”, dijo Euclides Vivas, de 72 años, con un distintivo en el pecho que rezaba “No al fascismo”.