Controlador aéreo muere tras ayudar al último avión a escapar del terremoto y tsunami en Indonesia

195

Anthonius Gunawan Agung, controlador de tráfico aéreo del aeropuerto Mutiara Sis Al Jufri en la ciudad indonesia de Palu, permaneció de servicio mientras el sismo de 7,5 –que sacudió la isla de Célebes este viernes– tambaleaba la torre de control, informa The Jakarta Post.

Mientras que sus colegas corrían para salvar su vida y el edificio se balanceaba violentamente, Agung se mantuvo firme hasta asegurarse de que el vuelo 6321 de Batik Air despegara, cuando profundas grietas y fisuras ya comenzaban a destruir la pista.

Luego de que un temblor muy fuerte golpeara la torre de control, temiendo quedarse atrapado bajo los escombros, Agung saltó desde la cuarta planta de la torre. La caída le causó fracturas en piernas, brazos, costillas, así como varias heridas internas.

Fue trasladado a un hospital cercano donde los médicos decidieron enviarlo a uno más grande para recibir un mejor tratamiento. Sin embargo, murió antes de que el helicóptero que lo transportaba pudiera llegar a su destino. Solo le faltaba un mes para cumplir 22 años.

La valentía de Agung ha sido destacada por Yohanes Sirait, portavoz de la empresa de gestión del tráfico aéreo Air Navigation Indonesia, quien aseguró que el sacrificio de este joven había salvado la vida de cientos de personas.

“Dio permiso para este vuelo, y si hubiera dejado su puesto antes de que el avión despegase, cientos de personas dentro podrían estar en peligro”, afirmó. “Desafortunadamente lo perdimos esta mañana antes de que el helicóptero llegara a Palu”, concluyó.