Criminal de guerra de Bosnia muere tras tomar veneno en la corte

38

Slobodan , comandante en tiempos de guerra de las fuerzas bosniocroatas, bebió “veneno” segundos después de que una corte de apelaciones de la mantuvo su sentencia de 20 años por crímenes de guerra cometidos contra musulmanes bosnios.

Se desconoce por ahora el estado de salud de Praljak, ex general de 72 años. Su abogada fue quien avisó a la Corte que había “bebido veneno”, después de lo cual el juez responsable interrumpió la sesión. A la sala llegaron equipos de emergencia que fueron llevados hasta el acusado. Después de ser condenado a 20 años de cárcel, el acusado gritó: “Slobodan Praljak no es ningún criminal de guerra, rechazo esta sentencia”. El público presente no pudo ver si se había desmayado y los jueces y abogados reaccionaron con estupor.

Durante la guerra de Bosnia (1992-1995) Praljak fue jefe militar de los croatas bosnios. Antes del incidente, la Corte había confirmado en el proceso de apelación las condenas por graves crímenes de guerra contra otros dos miembros de la que fuera la cúpula dirigente de los croatas bosnios.

El principal acusado, Jadranko Prlic, de 58 años y ex jefe de Gobierno del entonces autoproclamado mini-estado de Herzeg-Bosnia, fue sentenciado a 25 años de cárcel. El fallo era el último que dictaba el TPIY después de 24 años de trabajo. Se desconoce por ahora cuándo continuará la sesión.

El tribunal de la ONU fue la primera corte internacional para crímenes de guerra en Europa tras 1945. Cuando se creó pocos podían imaginarse que los principales culpables se sentarían en el banquillo. Un caso fue el del ex líder serbobosnio Radovan Karadzic, que fue entregado a La Haya en 2008 y en 2016 condenado a 40 años de prisión, entre otros hechos, por la masacre de Srebrenica.

En tanto, el que fuera líder militar de los bosnios serbios, Ratko Mladic, fue capturado en 2011 y los jueces dictaron contra él cadena perpetua la semana pasada. En la actualidad ya nadie figura en la lista de búsqueda y captura de este tribunal de la ONU.

Entre los 84 condenados están los responsables políticos y militares que cometieron los peores crímenes. Los apelaciones pendientes, entre ellas en los casos de genocidio contra Karadzic y Mladic, serán tratados por el Mecanismo para Tribunales Penales Internacionales (MICT).