El exoficial de policía Víctor López Flores se declaró culpable de haber participado en el trasiego de más de 500 kilos de cocaína a los Estados Unidos (EEUU). López Flores compareció en las últimas horas ante la jueza Lorna Schofield, por el delito de conspirar para introducir droga al país norteamericano.

Durante su testimonio el subcomisionado mencionó los nombres de otras personas que también participaron en el envío y distribución de la sustancia. En las declaraciones, detalló que en junio del 2014 se reunió, junto a los demás acusados, con dos personas importantes en México.

“Ellos nos mostraron un mapa con los posibles puntos de control en una carretera. Esos dos mexicanos querían que se les proporcionara asistencia para el transporte”, cita el testimonio del expolicía hondureño. Señaló que la droga se trasladó a Estados Unidos en automóvil y que desde el 2011 fue contactado por personas vinculadas al narcotráfico. “En algún momento de 2011 yo era un oficial de policía en Honduras y fui contactado por varias personas para ayudarles a transportar sustancias ilegales en todo el territorio”, añadió López Flores.

Además aceptó que estuvo involucrado en un intento de soborno a funcionarios que facilitarían el traslado de la sustancia. Minutos antes de concluir la audiencia, se leyó la declaratoria de culpabilidad y solicitud al juez Schofield para que aceptara el argumento. El líder del cartel del Atlántico, Wilter Blanco, también se declaró culpable y acordó suministrar información.