Debido a la crisis, personas profanan tumbas en busca de joyas y oro

158

Debido a la crisis algunos profanan tumbas en busca de bienes como joyas y oro en Caracas, Venezuela.}

El concejal Carlos Guillermo Arocha, presidente de la Comisión de Seguridad Ciudadana del Cabildo Metropolitano, aseguró que la profanación de tumbas en el Cementerio General del Sur representa un problema de inseguridad, Además, informó que luego de recibir varias denuncias vecinales se programaron visitas y reuniones con los dirigentes del cementerio para recaudar pruebas contundentes de vandalismo en el lugar y exigir a Jorge Rodríguez y las autoridades del municipio Libertador, tomar acciones al respecto.

“La situación que conseguimos en el cementerio fue una cosa dantesca, parece una película de terror, es mucho peor de lo que uno en sus peores pensamientos puede imaginarse, nosotros calculamos haciendo varios recorridos hasta las zonas más intrincadas del cementerio, estimamos que más del 30%, casi 40% de las tumbas han sido profanadas”, agregó.

Denunció el hurto de restos humanos, desde la cabeza hasta algunas extremidades, sin la intervención de funcionarios policiales, que a su juicio, deben involucrarse junto a las autoridades que dirigen el cementerio.

“La profanación va desde por mero vandalismo, rompen las lápidas, en donde parten las lápidas, ni siquiera se sabe quién está enterrado ahí, parten los crucifijos, rompen las obras de arte, pues fue declarado patrimonio de la ciudad y museo a cielo abierto de Caracas; y no conforme con eso, un porcentaje importantísimo de tumbas están abiertas, o sea las excavan, rompen los ataúdes y se roban los restos humanos”, manifestó.

Aseguró que el personal de mantenimiento afirma que el robo de piezas humanas se debe a que poseen un valor monetario, incluso las más antiguas. “La razón del robo es porque incluso cada hueso humano tiene un costo preestablecido, entonces buscan venderlos, por otro lado, parece que roban las tumbas más antiguas y se roban las cabezas porque roban el oro que pudieran tener en los dientes”.

“Los santeros, los brujos pues, para hacer brujería, otra de las joyitas que nos trajeron de Cuba, porque eso antes no se veía en Venezuela o se veía muy poco, pero entonces ahora para hacer brujerías, se roban los restos, no hay ninguna que se salve”, destacó.