Decenas de muertos en un nuevo ataque químico en Siria

6

Al menos 40 personas, la mayoría mujeres y niños, murieron por asfixia en un ataque químico contra la ciudad de Duma, el último bastión rebelde a las afueras de Damasco, informó hoy la ONG Cascos Blancos, dedicada al rescate de víctimas en zonas bajo el control de la oposición.

La organización no gubernamental, que mostró fotos de cadáveres, muchos de ellos de niños, agregó que cientos de personas fueron afectadas por el ataque y denunció la carencia de estructuras médicas en la ciudad. Según los Cascos Blancos, a las 20.22 hora local (17.22 GMT) «un helicóptero arrojó un barril bomba que contenía un agente químico sobre Duma».

La agencia oficial siria, SANA, ha negado, por su parte, cualquier responsabilidad de las fuerzas sirias y ha asegurado que «las denuncias del uso de sustancias químicas en Duma son un intento claro de impedir el progreso del Ejército», que ayer comenzó una ofensiva contra los rebeldes en esta zona. «Familias enteras en refugios han sido gaseadas hasta la muerte en Duma, en Guta Oriental, escondidas en bodegas, sofocadas por el gas venenoso», aseguró la ONG Cascos Blancos en un mensaje por Twitter en el que aseguró que las labores de rescate estaban en marcha.

Por su parte, la también ONG Observatorio Sirio de Derechos Humanos indicó que al menos 42 personas han muerto hoy en bombardeos en Duma y que más de 500 personas han sufrido síntomas de asfixia tras un bombardeo aéreo en las afueras septentrionales de Duma, cerca de la zona del Cementerio Antiguo. No obstante, la ONG no ofreció detalles sobre las razones de dicha asfixia. Según «una fuente oficial» citada por SANA, «los terroristas de (la facción rebelde) Ejército del Islam en Duma han sufrido un colapso y están en retirada frente a los ataques del Ejército Árabe Sirio en su último bastión en la ciudad de Duma, en las afueras orientales de Damasco».

Dicha fuente agregó que «el brazo mediático de la organización terrorista (Ejército del Islam) está preparada para inventarse el uso de armas químicas para acusar al Ejército Árabe Sirio, en un intento claro y fallido de obstruir el progreso del Ejército». Las fuerzas del régimen sirio comenzaron ayer un ataque terrestre apoyado por fuego de artillería y decenas de incursiones aéreas que ha causado la muerte de al menos 82 personas, 42 ellas fallecidas hoy y el resto ayer, viernes. La ofensiva se produjo tras el fracaso de las negociaciones entre los rebeldes y Rusia -aliada del régimen sirio- para la capitulación de la localidad.

Por su parte, el Centro Ruso para la Reconciliación en Siria ha asegurado que el Ejército sirio no ha lanzado gas de cloro sobre la población de la localidad siria y que se trata de un ardid de las potencias occidentales para impedir las negociaciones de evacuación con el grupo rebelde Jaish al Islam, atrincherado en la ciudad.

El coordinador general de la Comisión Suprema para las Negociaciones – la principal alianza opositora-, Naser Hariri, ha condenado el ataque en un mensaje en su cuenta de Twitter en el que ha subrayado que esta acción es una nueva afrenta contra la ley internacional y las líneas rojas.

Trump acusa a Putin

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, acusó hoy directamente a su homólogo ruso, Vladimir Putin, y a Irán del presunto ataque químico.

«Muchos muertos, incluidas mujeres y niños, en un ataque QUÍMICO sin sentido en Siria. El área de atrocidades está bloqueada y rodeada por el ejército sirio, por lo que es completamente inaccesible para el mundo exterior. El presidente Putin, Rusia e Irán son responsables de respaldar al animal de Asad», dijo hoy el mandatario en su cuenta de Twitter.

La versión de Rusia

El Ministerio de Asuntos Exteriores ruso ha denunciado que las informaciones sobre un supuesto ataque con armas químicas sobre Duma, en Siria, busca proteger a las milicias insurgentes y justificar una intervención militar en Siria.

«El objetivo de estas falsas conjeturas, totalmente infundadas, es proteger a los terroristas y la oposición radical, intransigente, que rechaza una solución política y al mismo tiempo justificar posibles ataques militares desde el exterior», denuncia el Ministerio en una nota recogida por la agencia de noticias rusa Sputnik.

El texto subraya que “una posible intervención militar bajo pretextos inventados en Siria, donde a petición del Gobierno legítimo se encuentran militares rusos, es absolutamente inaceptable y puede acarrear las consecuencias más graves”.

El grupo de los Cascos Blancos, cuyos voluntarios se dedican al rescate de víctimas en zonas controladas por grupos rebeldes en Siria, ha denunciado que un helicóptero lanzó un barril con una sustancia química sobre Duma el sábado por la noche, causando decenas de muertos y centenares de heridos.

Sin embargo, el Centro para la Reconciliación ruso en Siria ha desmentido estas informaciones y se ha ofrecido a enviar a especialistas para desmentir el ataque químico.