Desalojan a 400 venezolanos que vivían en un estacionamiento en Barranquilla, Colombia

75

La Terminal de Transportes de Barranquilla, Colombia, se convirtió durante los últimos meses en el albergue de 400 venezolanos que convivieron en el estacionamiento, ante la falta de dinero para pagar un arriendo.

Familias enteras con niños y ancianos armaron sus campamentos en los andenes y dormían sobre improvisadas colchonetas o en sillas de cemento.

Sin embargo, la dirección de la terminal ordenó el desalojo total del lugar e instaló una reja para restringir el acceso al estacionamiento, que hasta esta semana era abierto.

“Ya se han visto situaciones que afectan a los pasajeros, trabajadores y comerciantes de la terminal. También a los niños que están viviendo en el estacionamiento. Se ve la prostitución, venta de alucinógenos y riñas”, dijo Dewin Silva Llinás, subgerente de la Terminal de Transportes, al periódico El Tiempo.

La situación llegó a tal punto que hacían sus necesidades fisiológicas en la calle o al lado de los restaurantes del sector y reventaron una tubería del agua para bañarse, aseguró Silva.

El funcionario agregó que aunque es una “decisión difícil” por tratarse de una problemática social que afecta a la comunidad venezolana, decidieron tomar cartas en el asunto ante la falta de soluciones desde el gobierno.

Primero llegó un grupo de 30 venezolanos pero en diciembre ya había cerca de 400 personas habitando en el estacionamiento.

Aunque la mayoría ya abandonó el lugar y están regados por distintas partes de la ciudad buscando donde vivir, hasta la noche del jueves quedaban cerca de 120 venezolanos, según medios locales.

“Nos mandaron a desalojar con los niños, que nos fuéramos o nos iban a echar a Migración y al Bienestar Familiar’’, afirmó Karelis Romero, quien llevaba tres meses en la terminal, al noticiero de Canal Caracol.

Otro venezolano pidió “compasión” a las autoridades de Barranquilla: “Pedimos que se apiaden, nosotros somos seremos humanos. No tenemos la culpa y si estamos acá no es porque queramos”.