Doce muertos y varios heridos graves en el peor incendio en décadas en Nueva York

5

Un incendio afectó la noche de este jueves a un edificio de apartamentos en el barrio del Bronx en Nueva York, dejando un saldo de al menos 12 muertos y cuatro heridos graves, informó el alcade de la ciudad.

Un niño de un año de edad figura entre los fallecidos en el siniestro, el cual se encuentra ahora bajo control de los bomberos, dijo a la prensa el alcalde Bill de Blasio.

“Lamento reportar que 12 neoyorquinos han muerto, incluyendo a un pequeño de un año de edad”, señaló de Blasio a los reporteros desde el lugar, luego de que los bomberos extinguieran las llamas.

El alcalde advirtió que el número de víctimas podría aumentar. “Hay cuatro personas gravemente heridas que luchan por sus vidas y hay otros heridos graves”, añadió.

“Este es el peor incendio que hayamos tenido en esta ciudad desde al menos un cuarto de siglo”, precisó de Blasio.

Los bomberos pudieron rescatar a doce personas pero aún continúan registrando el edificio siniestrado en busca de otras posibles víctimas, señaló el funcionario.

Las víctimas tenían edades de entre un año a más de 50 años, señaló De Blasio.

El incendio comenzó aproximadamente a las 19H00 locales (00H00 GMT del viernes) en una noche extremadamente fría, con temperaturas de menos de 0°C.

La causa del incendio aún se encuentra en investigación, pero se sabe que las llamas comenzaron en el primer piso de un edificio de 25 apartamentos y cuatro plantas y se propagaron rápidamente al segundo piso, de acuerdo a informes de funcionarios.

“Esta tragedia es histórica sin ninguna duda debido a su magnitud”, destacó el jefe de bomberos de Nueva York, Daniel Nigo.

“Estamos en shock por estas pérdidas”, agregó.

Alrededor de 170 bomberos se se encontraban en el edificio residencial de cinco pisos. Al parecer, el edificio no tenía ascensor, informaron medios locales.

Una escuela que se encuentra cercana al lugar del siniestro fue transformada en centro de acogida de urgencia para los habitantes del inmueble incendiado, ya que la temperatura es extremadamente fría, de alrededor de -10 grados centígrados.

El frío glacial hizo aún más difícil el trabajo de los bomberos, que finalmente consiguieron extinguir las llamas.