La policía holandesa anunció el jueves una segunda detención en el marco de la investigación sobre la “amenaza terrorista” que motivó la cancelación de un concierto de rock en Rotterdam tras una advertencia de la policía española.

En Rotterdam, el perímetro de seguridad fue levantado el jueves por la mañana, constató la AFP.

Un habitante de Brabante, provincia del sur del país, “está detenido y está siendo interrogado sobre la amenaza en Rotterdam”, indicó la policía de esta ciudad en un comunicado.

Otro hombre, el chófer de una camioneta con matrícula española que transportaba “cierta cantidad” de bombonas de gas, arrestado horas antes, sigue detenido, precisó la policía.

Este individuo, que volverá a ser interrogado el jueves, “parecía bajo influencia del alcohol”, según la policía. Es técnico de profesión y poseía una autorización para el transporte de bombonas de gas, que está siendo objeto de investigación.

Los servicios de desminado que registraron la camioneta “no hallaron nada junto a las bombonas” y el registro de su domicilio “no estableció de momento ningún vínculo con la amenaza terrorista en el Maassilo”, la sala donde debía celebrarse el concierto, añadió.

Según dijo a la AFP un portavoz de esta institución, la Guardia Civil española avisó a las autoridades holandesas tener “indicios de que podía haber un atentado en Rotterdam, con motivo del concierto del grupo Allah-Las”, pero descartó que el individuo de la camioneta con bombonas “fuera a cometer un atentado de esta forma”.

“Creemos (…) que si había una amenaza, no venía de este vehículo”, añadió.

Estas detenciones se producen en un tenso clima, seis días después de dos atentados con vehículos en España, reivindicados por el grupo Estado Islámico (EI), que dejaron 15 muertos. La policía sigue en efecto investigando sobre posibles ramificaciones internacionales de la célula que causó los ataques, y de los desplazamientos al extranjero -en particular Francia y Bélgica- de varios de sus miembros.

Amenaza terrorista

El miércoles por la noche, las autoridades holandesas decidieron anular en el último minuto el concierto del grupo de rock californiano Allah-Las, después de que la policía recibiera hacia las 17H30 (15H30 GMT) una advertencia de las fuerzas de seguridad españolas sobre una amenaza terrorista.

El hombre que conducía la camioneta matriculada en España fue detenido el miércoles a las 21h30 (19h30 GMT) “debido a su forma de conducir”, por un agente de la policía cerca de la sala de conciertos Maassilo, en una zona portuaria al sur de Rotterdam, donde previsto organizado el evento.

Ya desde el miércoles por la noche, el alcalde de Rotterdam, Ahmed Aboutaleb, aseguró que era demasiado pronto para establecer una relación entre la camioneta y una “amenaza terrorista”, y alertó contra las conclusiones apresuradas.

Luego, el jueves, “hacia las 02h00 (00h00 GMT), los colaboradores del Servicio de intervenciones especiales (DSI) entraron en una vivienda de Brabante. El habitante de 22 años fue detenido”, informó la policía, según la cual se llevó a cabo un registro durante la noche.

Un nombre ‘sagrado’

El grupo Allah-Las, que debía actuar a las 20h30 (18h30 GMT) en Rotterdam, fue acompañado bajo escolta policial fuera del Maassilo, según Ahmed Aboutaleb, primer alcalde del país nacido inmigrante y musulmán.

Por su parte, Allah-Las asegura en un comunicado que “el grupo está sano y salvo y muy agradecido a la policía de Rotterdam y demás agencias encargadas de detectar la amenaza potencial antes de que alguien resultara herido”.

Los miembros del grupo habían afirmado hace un año al diario británico The Guardian haber recibido correos electronicos de musulmanes ofendidos por el nombre de “Allah-Las”, pero aseguró que “no era en absoluto nuestra intención”, ya que eligieron Allah (dios en árabe) porque querían un nombre que “sonara sagrado”.

“Hemos tenido este nombre durante mucho tiempo, y no creo que podamos cambiarlo” explicó el grupo formado en 2008.