Duterte afirma que Dios le prometió que las víctimas de ejecuciones extrajudiciales “irán al cielo”

591

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha dicho este viernes que le pidió a Dios que garantice un lugar en el cielo a las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales de su guerra contra las drogas, informa Rappler.

“Disfruten de sus derechos humanos allí en el cielo porque Dios les prometió que las víctimas de las ejecuciones extrajudiciales irán al cielo”, ha indicado el presidente durante la inauguración de un centro de rehabilitación de drogadictos.

Duterte aseguró también que hizo una segunda petición personal a Dios. “Que me reserve el lugar más caliente del infierno y que me queme hasta la eternidad”, ha dicho.

El presidente de Filipinas, un país predominantemente católico, volvió a tildar de “estúpido” al Dios de sus críticos. “¿Por qué Dios crearía un horno para su creación? Es por eso que dije: ‘Tengo un Dios pero no es su estúpido Dios'”, ha mantenido.

Duterte inició su guerra contra las drogas cuando asumió la presidencia, en junio de 2016. La campaña le valió al mandatario las críticas de organismos como la Corte Penal Internacional o la ONG Human Right Watch, que denunció que las personas asesinadas desde que la iniciativa se puso en práctica son ya más de 12.000.