Ejército mexicano mata al jefe de seguridad de la familia de “El Chapo” Guzmán

5

Militares y policías abatieron este martes en el noroeste de México al jefe de seguridad de la familia del otrora poderoso capo, Joaquín “El Chapo” Guzmán, extraditado a Estados Unidos, informaron la fiscalía y la secretaría de la Defensa en un comunicado.

La confrontación se produjo cuando las fuerzas de seguridad se presentaron en un inmueble de Culiacán, capital del estado de Sinaloa, bastión del cártel que lleva el mismo nombre fundado por el capo, para efectuar un cateo.

Los agentes de la fiscalía general y los soldados “fueron agredidos por individuos que intentaban huir” por lo que repelieron el ataque con un saldo de dos muertos y la detención de tres personas, entre ellos un hombre y una mujer que resultaron heridos.

La fiscalía solo dio los nombres de pila de uno de los abatidos, a quien identificó como Luis Alfonso “N”, debido a que las leyes mexicanas prohíben detallar los apellidos por el principio de presunción de inocencia.

Pero una fuente del gobierno federal que pidió no ser identificada dijo que el nombre completo del abatido es Luis Alfonso Murillo Acosta, alias “El Güero Ranas”, considerado “como un generador de violencia bajo las órdenes de Archivaldo Iván Guzmán Salazar, alias ‘El Chapito'”, hijo del capo.

También es señalado como el encargado de “la seguridad de la descendencia y familiares” de “El Chapo” en Sinaloa.

En el lugar de los hechos, las autoridades mexicanas encontraron armas y drogas, añadió el comunicado que no detalla si hubo heridos entre los oficiales.

“El Güero Ranas” también está señalado como “probable coordinador” de un ataque contra militares perpetrado en septiembre de 2016 y en el que murieron cinco uniformados y otros 12 resultaron heridos, añadió la fuente.

También es acusado de estar ligado al robo y tráfico de combustible.

Guzmán, de 60 años y que fue uno de los narcotraficantes más poderosos del mundo, está desde enero de 2017 en una prisión de Estados Unidos, que lo acusa de introducir a ese país más de 200 toneladas de cocaína.

Días atrás, Guzmán advirtió en una carta al juez que lleva su caso que si no tiene dinero para pagar su defensa, el juicio será “una farsa” y se quejó de que le han impedido dar a su familia instrucciones para poder acceder a recursos económicos.