El departamento de Salud prepara un plan de prevención de suicidios al no bajar la mortalidad

149

El Departamento vasco de Salud está diseñando, en colaboración con psiquiatras y otros profesionales, un plan de prevención de suicidios después de que las medidas desarrolladas en 2017 en este ámbito no hayan logrado mejorar los índices de mortalidad por esta causa.

Así lo ha anunciado hoy en la comisión de Salud del Parlamento Vasco el viceconsejero de Salud, Iñaki Berraondo, quien ha detallado las acciones desarrolladas en 2017 dentro del Plan de Salud 2013-2020.

Berraondo ha comparecido junto con el consejero de Salud, Jon Darpón, quien en su exposición general de evaluación del plan ha destacado que hasta finales del pasado año se han implantado o iniciado nueve de cada diez acciones y objetivos fijados en este documento.

Sobre el plan de prevención de suicidios, Berraondo ha explicado que a lo largo del pasado año se han planteado diferentes iniciativas para atajar este problema pero la mortalidad, ha reconocido, “no ha mejorado”.

Hoy mismo, ha avanzado, se ha celebrado la primera reunión de trabajo entre diferentes profesionales que participarán en la definición y diseño de un plan de prevención de suicidios que homogeneice los diferentes acciones.

El plan de Salud hasta 2020 contiene 35 objetivos y 146 acciones específicas y busca combatir las desigualdades sociales y de género en la sanidad, con una atención prioritaria a los grupos más vulnerables y desfavorecidos, así como trabajar en el enfoque de salud en todas en las políticas con una acción coordinada y transversal ente las administraciones vascas.

La evaluación del plan correspondiente a 2017 ya se presentó el pasado 29 de mayo en la Comisión Directora de este documento presidida por el lehendakari, Iñigo Urkullu, y hoy los responsables del Departamento han recordado su grado de cumplimiento en la comisión de la Cámara.

Entre los avances más relevantes, Berraondo ha destacado la alta participación en los programas de cribado de cáncer de mama y colon, el despliegue del plan de cuidados paliativos, la mejora en el control de las enfermedades crónicas y la mayor utilización de la atención no presencial.

Uno de los datos ofrecidos es que uno de cada cinco pacientes “complejos” crónicos han ingresado en los programas correspondientes sin tener que pasar urgencias, lo que refleja una mejoría en la coordinación de los tratamientos, ha expuesto el viceconsejero.

Además, se han consolidado los programas de promoción de la actividad física Mugiment, en colaboración con los ayuntamientos, y las iniciativas relacionadas con la alimentación saludable y el control del consumo del alcohol entre menores.

Darpón ha reconocido durante su comparecencia que le preocupa que haya mujeres mayores de edad que minimizan los síntomas de determinadas patologías cardiacas y acuden más tarde que los hombres al sistema sanitario, un problema en el que, según ha asegurado, se está trabajando.