El ojo del huracán Harvey tocó tierra hoy en Texas, estado al que amenaza con “inundaciones catastróficas” que representan un “peligro mortal”, informó el Centro Nacional de Huracanes (CNH).

Harvey, de categoría 4, tocó tierra en la localidad de Rockport (30 millas al noreste de Corpus Christi) sobre las 22.00 hora local (23.00 ET), con vientos máximos sostenidos de 130 millas por hora.

El huracán avanza ahora en dirección noroeste a una velocidad de 7 millas por hora y se prevé que en las próximas horas empiece a debilitarse y se siga moviendo por el sureste de Texas a menor velocidad.

Los meteorólogos del CNH prevén inundaciones “devastadoras” provocadas por las fuertes lluvias y la marejada ciclónica.

“Aunque Harvey haya tocado tierra, el peligro por lluvias tan solo acaba de empezar”, apuntó el CNH en un comunicado en el que reiteró el “peligro mortal” que supondrán las inundaciones para la costa central y norte de Texas.

De categoría 4 en la escala de intensidad de Saffir-Simpson, de un máximo de 5, Harvey es el huracán más potente que toca tierra en Estados Unidos desde el mortífero Katrina, en 2005.

El Servicio Nacional Meteorológico informó que algunos techos se despegaron en las zonas de Corpus Christi y Rockport. Hay informes de edificio que se desmoronaron, con personas atrapadas en su interior.