El papa Francisco se despide de #Ecuador

66

Quito. La primera actividad de este miércoles del Papa en Ecuador fue la visita a una casa de reposo para ancianos. Allí, el Sumo Pontífice saludó a cada una de las personas que viven en el lugar y se mostró sonriente y afectivo con todos ellos.

Al grito de “Queremos bendición”, los fieles recibieron a Francisco, quien llegó puntual al asilo y se dispuso a seguir las indicaciones de las personas encargadas del protocolo y de su seguridad.

“¿Esto es para mí?”, preguntó el pontífice ante la comida que le acercaron. “Me voy a empachar”, bromeó cuando se retiraba del asilo. Una vez más rompió el protocolo y, antes de subir al vehículo, se corrió a saludar a los fieles que aguardaban afuera del lugar.

Reunión con el Clero

“Francisco te queremos”, gritaba la gente que aguardaba al costado del camino mientras el Papa recorría con su papamóvil las calles que lo llevarían hacia el encuentro con integrantes del clero ecuatoriano y seminaristas.

Mientras avanzaba el vehículo que transportaba al pontífice, la gente no paraba de gritarle palabras de aliento y agradecimiento por la visita a Ecuador. Por momentos era ensordecedor el grito de los miles de fieles que se acercaron para verlo de cerca.

Algunos incluso prepararon carteles y los globos amarillos y blancos colgados de los postes de luz le dieron un gran marco de bienvenida a la visita de un Papa que se vio visiblemente emocionado por el recibimiento que le regalaron.

Luego de cumplir el trayecto, el líder de la Iglesia Católica mantuvo un encuentro con integrantes del clero ecuatoriano y hombres y mujeres seminaristas, quienes le agradecieron por ser una fuente de inspiración para ellos.