El siniestro asteroide ‘calavera’ regresa por Halloween

110

El curioso asteroide ‘calavera’, que el 31 de octubre de 2015 sorprendió a los científicos y entusiastas de la astronomía por su peculiar forma —que bajo ciertas condiciones de luz recuerda la forma de un cráneo—, volverá a aproximarse a nuestro planeta en los próximos días, si bien esta vez no estará tan cerca y su paso no coincidirá con la fiesta de Halloween.

En concreto, el 2015 TB145, también conocido como ‘el asteroide de Halloween’, ‘la Gran Calabaza’ o ‘el cometa de la Muerte’, pasará la noche del 10 al 11 de noviembre a una distancia de 40 millones de kilómetros de la Tierra. Desafortunadamente, para los aficionados, la roca espacial, que tiene un diámetro de entre 625 y 700 metros, es demasiado pequeña y estará muy lejos para que pueda ser observada.

No se espera que el asteroide vuelva a acercarse a nuestro planeta hasta el año 2082, cuando lo hará a una distancia aún mayor —unos 50 millones de kilómetros— por lo que ahora podría ser una de las últimas oportunidades para estudiarlo.

En su primera visita, el asteroide pasó a una distancia de unos 486.000 kilómetros de la Tierra, y lo hizo exactamente el 31 de octubre, día de Halloween.

Cometa muerto

El cuerpo celeste fue descubierto el 10 de octubre de 2015 por el telescopio Pan-STARRS, ubicado en Hawái (EE.UU.). Se cree que está formado a partir de los restos de un cometa extinto y ha perdido la mayor parte de su hielo y gases.

El curioso asteroide ‘calavera’, que el 31 de octubre de 2015 sorprendió a los científicos y entusiastas de la astronomía por su peculiar forma —que bajo ciertas condiciones de luz recuerda la forma de un cráneo—, volverá a aproximarse a nuestro planeta en los próximos días, si bien esta vez no estará tan cerca y su paso no coincidirá con la fiesta de Halloween.

En concreto, el 2015 TB145, también conocido como ‘el asteroide de Halloween’, ‘la Gran Calabaza’ o ‘el cometa de la Muerte’, pasará la noche del 10 al 11 de noviembre a una distancia de 40 millones de kilómetros de la Tierra. Desafortunadamente, para los aficionados, la roca espacial, que tiene un diámetro de entre 625 y 700 metros, es demasiado pequeña y estará muy lejos para que pueda ser observada.

No se espera que el asteroide vuelva a acercarse a nuestro planeta hasta el año 2082, cuando lo hará a una distancia aún mayor —unos 50 millones de kilómetros— por lo que ahora podría ser una de las últimas oportunidades para estudiarlo.

En su primera visita, el asteroide pasó a una distancia de unos 486.000 kilómetros de la Tierra, y lo hizo exactamente el 31 de octubre, día de Halloween.

Cometa muerto

El cuerpo celeste fue descubierto el 10 de octubre de 2015 por el telescopio Pan-STARRS, ubicado en Hawái (EE.UU.). Se cree que está formado a partir de los restos de un cometa extinto y ha perdido la mayor parte de su hielo y gases.

El astro está clasificado como potencialmente peligroso, pero los astrónomos que han rastreado su trayectoria dicen que no hay posibilidad de que colisione con nuestro planeta.