En cualquier lugar que alguien escuche ruidos extraños en el ático de la casa, no tiene por qué alarmarse, ya que probablemente se trate de ratas o ratones. En la Florida, sin embargo, podría ser una enorme boa constrictor.

Eso fue lo que Bob van der Herchen, de Englewood, Florida, encontró cuando subió al ático a investigar los ruidos: una boa de seis pies de largo que posiblemente llevaba viviendo en la casa entre dos y cuatro años.

Una mujer salió de una cita médica en el edificio Geisinger de Kingston, en el noreste de Pennsylvania, para encontrarse a dos expertos que retiraban a una boa constrictor de ocho pies de largo que se había ocultado debajo de su camioneta Mercury Mountaineer.

Van der Herchen le dijo a la estación WESH que su hijo y su esposa llevaban tiempo quejándose de escuchar ruidos en el ático.