Ernesto es un hombre de 34 años y a pesar que nació en Estados Unidos, sus padres son mexicanos.

Este peculiar hombre admira tanto al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, que decidió convertirse en “su hijo”.

Ernesto se hace llamar “el no deportable” y según él una noche soñó con la Virgen y esta fue la que le dijo que debía cambiar su nombre además dice que “también soñé que el presidente Donald era mi papá” y “la virgen me dijo que Trump sería el presidente y que yo iba a pelear por la raza”.

El hombre se dedica a realizar desafíos extremo en YouTube pero aclarará que “no cambié mi nombre para buscar dinero ni para conseguir publicidad; yo sólo quiero conocer a mi apá”.