Estados Unidos cancela asignación de 300 millones de dólares en ayuda antiterrorista a Pakistán

247

Estados Unidos ha tomado la decisión final de cancelar una asignación de 300 millones de dólares a Pakistán, destinada a ayudar al país en la realización de operaciones antiterroristas, ha comentado Kone Faulkner, portavoz del Departamento de Defensa de EE.UU., a Reuters.

De acuerdo con la agencia, después de la promulgación por el presidente Donald Trump de la nueva estrategia en el sudeste asiático, fueron congelados en total 800 millones de dólares en ayuda a Pakistán. Así, a principios de este año el Gobierno estadounidense se negó a asignar más de 500 millones de dólares a Islamabad, y ahora decidió hacer lo mismo con otros 300 millones.

Según Faulkner, la decisión se debe a la falta de acciones convincentes por parte de las autoridades pakistaníes que demuestren el compromiso de luchar contra los insurgentes.

“Debido a la falta de acciones decisivas pakistaníes en apoyo de la Estrategia de Asia del Sur, los restantes 300 millones de dólares fueron reprogramados”, ha anunciado Faulkner, agregando que esos fondos se utilizarán para otras “extraordinarias tareas prioritarias”, si lo aprueba el Congreso.

Este viernes el Departamento de Estado estadounidense también ha comunicado que Washington no realizará contribuciones adicionales a la agencia para refugiados palestinos de la ONU (UNRWA, por sus siglas en inglés).

“Cuando hicimos la contribución de los 60 millones de dólares en enero, dejamos en claro que Washington ya no estaba dispuesto a asumir la parte, muy desproporcionada, de la carga que representan los costos de la UNRWA que hemos asumido durante muchos años”, señala el documento.

Anteriormente, el 17 de agosto, el Departamento de Estado de EE.UU. anunció a través de un comunicado su decisión de reorientar 230 millones de dólares anteriormente asignados para fondos de estabilización en Siriahacia otras “prioridades clave de política exterior”.

De acuerdo con el informe, esta decisión fue tomada teniendo en cuenta “las ya significativas contribuciones militares y financieras hechas por EE.UU. hasta la fecha” en territorio sirio.