“Estamos listos para proveer asistencia si nuestros vecinos nos piden ayuda”, apuntó el Departamento de Estado en un comunicado en el que también ofreció sus condolencias a los heridos y a los familiares de los fallecidos.

“Nuestros pensamientos y oraciones están con el pueblo de México afectado por el terremoto de 7,1 grados de hoy y por otros desastres naturales recientes”, añadió.

El presidente estadounidense, Donald Trump, también había enviado un mensaje los mexicanos a través de Twitter tras el temblor: “Dios bendiga al pueblo de la Ciudad de México. Estamos con ustedes y estaremos allí para ustedes”.

Las autoridades mexicanas elevaron a 225 la cifra de víctimas mortales del terremoto de magnitud 7,1 que sacudió hoy el centro del país, mientras que los servicios de emergencia continúan con las labores de rescate en las zonas afectadas.