Ocho venezolanos vinculados al gobierno del presidente Nicolás Maduro, incluido el hermano del fallecido presidente Hugo Chávez, fueron sancionados el miércoles por el gobierno de Estados Unidos por su participación en la recién inaugurado Asamblea Constituyente, que gran parte de la comunidad internacional ha denunciado como el comienzo de una dictadura en Venezuela.

El gobierno de Trump congelará los activos de estas personas en Estados Unidos, les prohibirá viajar a Estados Unidos y no permitirá que ciudadanos estadounidenses puedan hacer negocios con los venezolanos recién sancionados, que incluyen miembros actuales y antiguos del gobierno, y a un líder de las fuerzas de seguridad de Maduro señalado por Estados Unidos como un promotor de la violenta represión contra las protestas.

Las ocho personas son Francisco Ameliach, gobernador del estado Carabobo y líder del Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV); Tania D’Amelio, miembro del Consejo Nacional Electoral; Adán Chávez, hermano del fallecido presidente y gobernador del estado Barinas; Hermann Escarrá, abogado constitucional y delegado de la Asamblea Constituyente; Erika Farías, ministra de Agricultura Urbana; Bladimir Lugo Armas, coronel de la Guardia Nacional Bolivariana y jefe de seguridad del Palacio Legislativo; Carmen Meléndez Rivas, delegada de la Asamblea Constituyente; y Ramón Darío Vivas Velasco, delegado de la Asamblea Constituyente y líder del PSUV.

Los nuevos sancionados se unirán a una lista que incluye a Maduro, el vicepresidente Tareck El Aissami y otros 20 actuales y ex miembros del gobierno de Venezuela, las fuerzas armadas y el poder judicial, quienes han sido castigados mientras el sistema democrático de este país sudamericano rico en petróleo se desmorona.

“El presidente Maduro juró en esta ilegítima Asamblea Constituyente para afianzar aún más su dictadura y continuar estrechando su control sobre el país”, dijo el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, en un comunicado. “El desprecio de este régimen por la voluntad del pueblo venezolano es inaceptable, y los Estados Unidos estarán con ellos en oposición a la tiranía hasta que Venezuela sea restaurada a una democracia pacífica y próspera”.