Moscú estudiará la decisión del Gobierno de Estados Unidos de suspender la tramitación de visados de no inmigrante para los ciudadanos rusos y “no descargará su enfado” con los estadounidenses de a pie, afirmó el ministro de Asuntos Exteriores ruso, Serguéi Lavrov.

“Acabo de conocer esta decisión a través de las informaciones en la prensa. Por eso, naturalmente, vamos a estudiarla más”, dijo Lavrov durante una rueda de prensa en Moscú.

Al mismo tiempo, al comentar las posibles represalias rusas, Lavrov señaló que solo puede decir una cosa: “No descargaremos nuestro enfado contra los ciudadanos estadounidenses”.

“Si alguien esperaba que el mal ejemplo iba a cundir, estaba equivocado”, aseguró.

La medida estadounidense, según Lavrov, busca generar descontento en la sociedad rusa.

“La primera impresión es que los autores de esas decisiones vuelven a intentar provocar descontento de los ciudadanos rusos con la política de las autoridades de Rusia“, espetó.

En cuanto a la negativa de la Embajada de Estados Unidos de tramitar visados para ciudadanos bielorrusos, para Lavrov esta “tiene evidentes tintes políticos”.

La embajada de Estados Unidos en Rusia anunció el lunes que en respuesta a la decisión rusa de limitar el personal de sus sedes diplomáticas, suspenderá durante ocho días la emisión de visas a personas no inmigrantes en Moscú a partir del miércoles, una decisión que podría afectar a cientos de miles de turistas rusos. Agregó que dejará de emitir estos documentos en sus consulados del resto del país.

La Embajada de Estados Unidos en Moscú también anunció que limitará sus actividades en Rusia debido a la reducción de su personal en este país.

En un comunicado, la embajada dijo haber tomado la decisión después de que el Ministerio de Exteriores ruso ordenara limitar el personal diplomático estadounidense en el país. La sede diplomática dijo que reanudaría la emisión de visas en Moscú el 1 de setiembre, pero que dejará de emitirlas indefinidamente en sus consulados de San Petersburgo, Ekaterimburgo y Vladivostok.

“En virtud de las medidas adoptadas por Moscú para reducir la cantidad de la misión diplomática de Estados Unidos en Rusia, a partir del 23 de agosto de 2017, suspendemos la tramitación de visados de no inmigrante en toda Rusia“, dice un comunicado en la web de la misión diplomática.

Además, la misión diplomática informó que a partir de ahora no gestionará las solicitudes de ciudadanos bielorrusos que para recibir un visado de Estados Unidos tendrán que dirigirse a las embajadas de Estados Unidos en Varsovia, Kiev o Vilna.

Por otra parte, los diplomáticos comunicaron que ya han procedido a organizar la salida del país de los empleados que no podrán seguir desempeñando sus funciones en Rusia desde el 1 de setiembre.

Las tensiones entre Washington y Moscú se ha recrudecido en la últimas semanas.

A finales de julio pasado, Rusia emplazó al Gobierno estadounidense a reducir, a partir del próximo 1 de setiembre, en 755 personas el número de diplomáticos y colaboradores que trabajan en su embajada en Moscú y en los consulados de San Petersburgo y otras ciudades rusas.

Moscú señaló que la medida era en respuesta a la adopción por Estados Unidos de la ley que regula las sanciones a Rusia y otros países, y que, además, buscaba igualar en número las plantillas de la representación estadounidense en territorio rusa y de la misión rusa en Estados Unidos.