Este país europeo tiene niveles de crimen tan bajos que importa presos para llenar las cárceles

13

El nivel de crimen es tan bajo en Holanda que sus gobernantes decidieron importar prisioneros.

En el 2013, Holanda cerró 19 prisiones ya que el país no tuvo suficientes delincuentes para llenarlas. Ahora, cinco cárceles más están programadas para cerrar sus puertas para el final del verano, según el periódico holandés De Telegraaf.

Si bien se estima que los cierres provocarán la pérdida de 2,000 empleos, unos 700 trabajadores serían reubicados en otros puestos dentro de las Fuerza Policiales holandesas, indicó el rotativo. La tendencia a cerrar las cárceles sigue a una disminución constante desde el 2004.

El problema de las cárceles vacías llegó a tal punto que en septiembre pasado, Holanda importó 240 prisioneros de Noruega sólo para mantener las cárceles llenas.

Aún así, el ministro de Justicia, Ard van der Steur, anunció al parlamento que el costo de mantener las cárceles escasamente llenas era prohibitivo para el país.

Varios factores influyen en la capacidad de Holanda para mantener su tasa de criminalidad tan baja: laxas leyes antidrogas, un enfoque que prioriza la rehabilitación sobre el castigo, y un sistema de control mediante tobilleras electrónicas que les permite a las personas reincorporarse a la fuerza laboral.

Un estudio en el 2008 encontró que el sistema de control de tobillo redujo la tasa de reincidencia hasta la mitad en comparación con el encarcelamiento tradicional. En lugar de desperdiciarse en una cárcel, consumiendo recursos del gobierno, a los criminales condenados se les da la oportunidad de contribuir a la sociedad.

Todas estas medidas contribuyen a una tasa de encarcelamiento increíblemente baja: con una población nacional de 17 millones. Holanda solo registra 11,600 personas encarceladas. Esa es una tasa de 69 encarcelamientos por cada 100,000 personas, en comparación con 716 por cada 100,000 en Estados Unidos.