Estupor en Estados Unidos por los dichos de Trump sobre el uso de armas para frenar a Hillary

147

Al candidato republicano Donald Trump le están costando caras las provocaciones que viene lanzando en su campaña por la presidencia de Estados Unidos. Ayer le llovieron críticas de todos los sectores por haber afirmado que los amantes de las armas pueden “hacer algo” para detener a su rival, la demócrata Hillary Clinton, lo que muchos interpretaron como un llamado a la violencia.

“Denme un respiro”, pidió, visiblemente molesto por los cuestionamientos, e inmediatamente recurrió al remanido argumento de que el periodismo había tergiversado sus palabras. “Los medios están desesperados por distraer la atención de la posición anti-Segunda Enmienda de Clinton. Lo que dije es que los ciudadanos partidarios de la Segunda Enmienda deben organizarse y salir a votar para salvar a nuestra Constitución”, aclaró en su cuenta de Twitter.

La disputa tiene que ver con las posiciones encontradas que hay respecto a la Segunda Enmienda, el artículo de la Constitución que defiende el derecho a portar armas. La demócrata, en la misma línea que el presidente Barack Obama, impulsa un cambio en las leyes para restringir el uso de armas de guerra, en virtud de la serie de ataques que hubo en el país. El republicano, en cambio, defiende la norma.

En un acto celebrado el martes en Carolina del Norte, Trump insistió en uno de sus habituales ataques a Clinton, al asegurar que su rival demócrata “quiere esencialmente abolir la Segunda Enmienda”. Lo que causó estupor fue el comentario que le agregó a la frase. “Por cierto, si (Hillary) consigue elegir jueces no va a haber nada que podamos hacer, aunque para la gente que defiende la Segunda Enmienda quizá sí que hay algo que pueden hacer. No lo sé”, afirmó.

Inmediatamente, las críticas en las redes sociales y los medios de comunicación, especialmente en el bando demócrata, no se hicieron esperar al expresar indignación por lo que fue considerado una incitación a la violencia.

“Trump emplea amenazas de muerte porque es un cobarde patético que no es capaz de asimilar el hecho de que está perdiendo frente a una mujer”, señaló la senadora demócrata por Massachusetts, Elizabeth Warren, una de las más feroces críticas del candidato republicano.

Hillary, por su parte, salió al paso subrayando en su cuenta de Twitter que “una persona que busca ser presidente de Estados Unidos no puede sugerir la violencia de ninguna de manera”.