El juez Edwin Torres, a cargo del juicio de extradición del ex presidente de Panamá Ricardo Martinelli en la Corte Federal de Miami, aceptó el jueves el traslado de prisión del ex gobernante, como lo había solicitado su defensa, y ordenó al Servicio de Custodia de los Prisioneros (US Marshals Service), hacerlo “tan pronto como sea posible”.

Martinelli (2009-2014), detenido desde el pasado 12 de junio en Miami, podrá ser trasladado del centro de detención situado junto a los tribunales federales, en pleno centro de la ciudad, a uno en el sur de la urbe.

El ex mandatario panameño enfrenta un proceso de extradición por cuenta de una investigación en Panamá en su contra por cuatro cargos relacionados con interceptación ilegal de comunicaciones y peculado (malversación de fondos estatales).

Marcos Daniel Jiménez, abogado de Martinelli, había solicitado en una audiencia del pasado 3 de agosto el cambio de prisión argumentando que le permitiría tener “un mejor acceso” a su cliente y prepararse para la audiencia del próximo 22 de agosto en la que el magistrado Torres definiría si extradita o no a Martinelli a Panamá.

Uno de los abogados del ex presidente en Panamá, Sidney Sitton, aseguró al término de la audiencia que su cliente estaba siendo “hostigado” por oficiales del centro penitenciario de Miami.

Martinelli, uno de los empresarios más acaudalados de su país, está radicado en Miami desde 2015 y tiene desde entonces una solicitud de asilo, aún no respondida, en la que alega que es un perseguido político de quien fue su vicepresidente, Juan Carlos Varela, hoy presidente de Panamá.

De otro lado, el ex presidente colombiano Álvaro Uribe Vélez le envió una carta al magistrado Torres en la que manifiesta su apoyo a Martinelli y aseguró que fue clave en “la lucha contra el narcotráfico y la defensa de los valores democráticos en el ámbito internacional”.

“Por ejemplo, los gobiernos de Panamá y Colombia, en su momento, fueron los primeros en apoyar la decisión de Honduras que evitó el castrochavismo”, añadió Uribe.