El estado de Florida ejecutará este jueves al reo Mark Asay, condenado por dos asesinatos, sustituyendo el polémico midazolam por un medicamento que nunca antes había formado parte de la inyección letal.

También es la primera ejecución que tiene lugar tras una suspensión de 18 meses debido a obstáculos legales en el sistema según el cual se imponía la sentencia a muerte.

La ejecución está programada para las 18H00 locales (22H00 GMT) en la Prisión Estatal de Florida, en el centro-norte del estado.

Asay, de 53 años, fue condenado a muerte por los asesinatos en 1987 de Robert Lee Booker y Robert McDowell en Jacksonville, norte de Florida.