Gobierno mexicano resalta una serie de capturas de integrantes del Cártel Jalisco Nueva Generación

323

El Gobierno mexicano resaltó sus logros a la hora de capturar a operadores financieros y logísticos de Nemesio Oseguera Cervantes ‘El Mencho’, líder del Cártel Jalisco Nueva Generación (CJNG), la organización de narcotraficantes más grande de México.

“Las autoridades presentes de las dos naciones coincidieron en reconocer el trabajo de México para combatir a los principales grupos de delincuencia organizada, como las distintas acciones que han golpeado a uno de los cárteles con más presencia en territorio nacional, principalmente en el estado de Jalisco”, señaló la Procuraduría General de la República en México (PGR) en un comunicado.
Las autoridades mexicanas resaltaron la captura de varios integrantes del cártel durante una reunión en Chicago (Illinois, Estados Unidos) con altos mandos de la Agencia Antidrogas estadounidense (DEA), en la que los Gobiernos de México y EE.UU. llegaron a “acuerdos estratégicos sin precedentes” para combatir a las redes del narcotráfico en ambos países.

En días recientes, el Ejecutivo de México aumentó la recompensa que ofrecía por información que condujera a la captura de Oseguera Cervantes, fijando el monto en 30 millones de pesos (más de 1,6 millones de dólares).

Las capturas
La ola de detenciones se produjo a partir del pasado febrero, luego de que agentes de la Policía mexicana fueran presuntamente asesinados por integrantes del CJNG.

Entre las detenciones, destaca la de Rosalinda González Valencia, esposa de ‘El Mencho’, en mayo de este año. También fueron arrestados los hermanos de la mujer, Arnulfo y Ulises Jovani, integrantes de Los Cuinis, el brazo financiero del cártel.
Entre las capturas recientes también destaca la de Jorge Luis Sierra Estrada ‘El Orejón’, compadre de Nemesio Oseguera y presunto sicario de la organización criminal, ocurrida en abril de este año.

Ese mismo mes, fue capturado José Luis Gutiérrez Ochoa conocido como ‘Tolín’ o ‘El Señor de la TT’, en Bahía de Banderas (Nayarit). Se trata de uno de los principales operadores del cártel en la zona costera y cuñado de Rubén Oseguera González, ‘El Menchito’, hijo del máximo líder del CJNG, quien fue detenido en junio de 2015.

También en abril fue detenido Adrián Gómez Meza, quien era el principal contador del CJNG.

En marzo fue capturado el colombiano Mauricio Varela Reyes ‘El Manotas’, considerado jefe del cártel en Puerto Vallarta, Jalisco, junto a 17 de sus cómplices.

En junio fue capturado Emilio Alexandro Pinedo Arias ‘El Sobrino’, a quien se le vincula con el atentado contra del exfiscal de Jalisco, Luis Carlos Nájera, lo cual desató un tiroteo el pasado 21 de mayo en el centro de la ciudad de Guadalajara.

En julio, las autoridades mexicanas detuvieron en Querétaro a ‘Jesús C’, otro presunto líder local del cártel.

Apenas el pasado 15 de agosto, autoridades mexicanas anunciaron haber desmantelado una célula de presuntos integrantes del CJNG mediante la captura de 30 personas en Chiapas, en la frontera entre México y Guatemala.
¿Desarticular al cártel?
Un análisis de la organización InSight Crime sostiene que el aumento de la violencia en México está vinculado con una ola de asesinatos provocados por un enfrentamiento entre el CJNG y una de sus células.

“El importante aumento de los homicidios en los estados de Nayarit y Guanajuato, ambos en límites con el estado de Jalisco, bastión del Cartel de Jalisco Nueva Generación (CJNG), puede estar conectado con disputas por el control criminal”, señala ese informe.

“Una disidencia del CJNG, conocida como Nueva Plaza, está enfrentada con el CJNG en la capital Guadalajara (estado de Jalisco) y en sus alrededores por el control de las economías criminales. En este momento, Nueva Plaza tomó el control de la parte oeste de la ciudad, mientras el grupo sigue disputándose con el CJNG el control de otras poblaciones más al sureste de la ciudad”, agrega la organización.

De acuerdo con datos de la organización Semáforo Delictivo y Lantia Consultores, las ejecuciones derivadas del crimen organizado han aumentado de manera significativa durante la primera mitad de 2018.