Harvey se convirtió hoy de nuevo en una depresión tropical en el Golfo de México y podría derivar en huracán antes de tocar tierra posiblemente en la costa de Texas el próximo viernes, informó el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por su sigla en inglés).

En su boletín de las 11 am EST, el NHC indicó que Harvey presentaba a esa hora vientos máximos sostenidos de 35 millas por hora (55 km/h.) y se desplazaba en dirección noroeste con una velocidad de traslación de 9 millas por hora (15 km/h.).

El fenómeno meteorológico se encuentra a 535 millas (860 kilómetros) al sursureste de Port Oconnor (Texas) y a unas 470 millas (755 kilómetros) de Port Mansfield, también en el estado de Texas.

Se ha emitido una vigilancia de tormenta para la costa de Texas desde la desembocadura de Río Grande a Port Mansfield y desde el norte del paso de San Luis a High Island, y una vigilancia de huracán desde el norte de Port Mansfield hasta el paso de San Luis.

Por su parte, el Gobierno de México ha emitido una vigilancia de tormenta tropical para costa desde Boca de Catán hasta la desembocadura del Río Grande, indicó el NHC.

Según un probable patrón de trayectoria, Harvey se aproximará a la costa de Texas en la tarde del viernes, adonde podría llegar como huracán, advirtió el NHC, con sede en Miami.

Se espera que Harvey produzca acumulaciones total de lluvia de entre 3 y 9 pulgadas (7 y 22 centímetros) en zonas del sur, centro y noreste de Texas y del valle inferior del Misisipi.