Hombre mató a puñaladas a su familia y luego incendió su casa

116

Un hombre identificado con el apellido Ferreyra asesinó anoche a puñaladas a su mujer y a sus cuatro hijos -todos menores de 12 años- y luego prendió fuego la casa familiar en el complejo de viviendas del B° Villa Carmen en la provincia argentina de Santiago del Estero. Fue inmediatamente después de que ella lo denunciara por violencia de género.

El hecho se produjo anoche pasadas las 21. Según los primeros testimonios recogidos por la policía, la pareja discutió sobre la tenencia de los niños. La discusión incluyó gritos y rotura de elementos del hogar. La mujer salió a denunciar al padre de los niños por violencia de género en la comisaría del barrio y, al regresar, Ferreyra los encerró y mató a todos.

Las primeras informaciones daban cuenta de que las muertes habían sido por asfixia tras una explosión y fuego, pero se supo de altas fuentes de la investigación que todos los cuerpos presentaban heridas mortales de arma blanca, más de diez en el caso de la mamá de los chicos.

La mujer fue identificada como Nancy Elizabeth Lastra. Los pequeños son dos niñas y dos niños: Marcos, de 12, Luciana, de 11; Verónica, de nueve, quien tenía una discapacitada motriz, y Santiago, de tres años; todos de apellido Ferreyra.

Un vecino contó al diario La Nación: “Él les prendió fuego, todo explotó y no nos dejaba pasar, habían peleado muy feo en la vereda primero por la tenencia de los chicos”.

Según consignó Diario Panorama, otro vecino relató: “Estábamos tomando mates y escuchamos una explosión muy fuerte, salimos y había una casa prendiéndose fuego”. Y agregó: “Saltamos la tapia con mi cuñado y vimos una habitación en llamas y escuchamos ruidos en la otra; cuando entramos vimos un montón de criaturas y un tipo parado en la puerta, quisimos sacarlos y no pudimos”.

Otros vecinos del complejo de viviendas del B° Villa Carmen, al oeste de la capital santiagueña, indicaron que era una familia muy humilde y que “en el barrio se sabía que estaban separándose”.

Los investigadores creen que tras la pelea de la pareja y la denuncia policial, Ferreyra cerró todas las salidas de la casa, abrió la garrafa, provocó una explosión y la casa se prendió fuego.

Trabajan en el lugar varias dotaciones de bomberos junto a personal policial de Criminalística a la orden de Mariano Gómez, fiscal del Crimen de turno.