El huracán Irma tocó tierra este miércoles en varias islas del nordeste del Caribe, avanzando en una ruta hacia Puerto Rico, República Dominicana, Haití y Cuba, antes de dirigirse posiblemente a Florida el fin de semana.

El huracán causó hoy “al menos dos muertos” en San Bartolomé y Saint Martin, según informó la agencia AFP. Además, el primer ministro de Antigua y Barbuda, Gaston Browne, dijo que la tormenta “devastó” el 90% de las instalaciones de Barbuda, según informó The Guardian.

Irma es un huracán de categoría 5, la máxima de la escala Saffir-Simpson de intensidad de huracanes. Según su actual curso, se espera que el ojo de Irma pase justo al norte de Puerto Rico hoy, antes de tocar la costa norte de República Dominicana el jueves. Llegaría al estado de Florida, Estados Unidos, el fin de semana.

En San Juan de Puerto Rico, unas cuantas personas fueron a la playa para disfrutar del mar por última vez antes de buscar refugio. “Estoy preocupada. Esta va a ser una tormenta enorme, la mayor que hayamos visto”, dijo Angélica Flecha de 45 años.

La mayoría de los negocios estaban cerrados y las calles, casi vacías. Los estacionamientos de locales comerciales aún abiertos se encontraban atestados, ya que residentes acudían en masa a comprar suministros como hielo y agua embotellada.

El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, instó a los 3,4 millones de habitantes de la isla a buscar cobijo en uno de los 460 refugios de emergencia antes de la llegada del huracán.

Funcionarios de emergencia en Antigua y Barbuda reportaron tres heridos pero daños mínimos, y varios techos de viviendas arrancados por los vientos huracanados. Las comunicaciones entre las islas estaban suspendidas, dijeron autoridades.

Otros territorios del norte del Caribe, como Sotavento, Anguilla, Monserrat, San Cristobal y Nieves, además de las Islas Vírgenes y República Dominicana, estaban bajo advertencia de huracán.

El CNH dijo que Irma clasifica como uno de los cinco huracanes más poderosos del Atlántico en los últimos 80 años y como el ciclón más poderoso a la fecha en la región fuera del Mar Caribe y el Golfo de México.