El poderoso huracán María alcanzó el lunes la categoría 3, desplazándose por el Caribe con la mira puesta en las islas de Barlovento y amenazando con atravesar Puerto Rico con fuertes vientos y lluvias que podrían tener consecuencias catastróficas en la isla.

De acuerdo con el Centro Nacional de Huracanes (CNH), a las 11 a.m. el ojo del huracán se ubicaba a 95 millas al este-sureste de Dominica con vientos sostenidos máximos de 120 millas por hora y se desplazaba en dirección oeste-noroeste a razón de 10 mph.

Según las últimas proyecciones del CNH sobre la trayectoria de María, el centro de la tormenta pasaría el lunes por la noche sobre la isla de Dominica y proseguiría su desplazamiento rumbo a Puerto Rico, donde se espera que se emita una advertencia de huracán en el transcurso del lunes.

Las condiciones son favorables para que María continúe intensificándose rápidamente en las próximas 24 horas y podría llegar en dos o tres días como un huracán de categoría 4 a Puerto Rico, que se libró de lo peor del huracán Irma hace menos de dos semanas.

La trayectoria proyectada del CNH llevaría el centro de María a tocar tierra en el extremo suroriental de Puerto Rico el miércoles por la mañana, cerca de la población de Emajagua.

“Esta tormenta promete ser catastrófica para nuestra isla”, dijo Ernesto Morales, del Servicio Meteorológico Nacional de Estados Unidos en San Juan, en declaraciones a la agencia AP.

De ahí, la tormenta atravesaría la isla moviéndose en dirección noroeste y saldría nuevamente al mar cerca de la ciudad de Arecibo.